Cómo hacer un Testamento en Euskadi

NOTA: Este artículo solo resulta aplicable para aquellos que, a partir del 3 de octubre de 2015 tengan vecindad civil en la Comunidad Autónoma del País Vasco, y por lo tanto, se les aplique la nueva Ley 5/2015, de 25 de junio, de Derecho Civil Foral del País Vasco. Para el resto serán aplicables las normas del Código Civil, que resumimos en nuestro artículo homónimo.

Como todos sabemos, el Testamento es un documento en el que las personas físicas indicamos, por escrito, quienes van a ser nuestros herederos una vez hayamos fallecido. Es, por ello, uno de los documentos mas importantes a realizar en la vida de una persona, ya que de ello va a depender el destino de todos nuestros bienes y, por ende, el de aquellas personas mas cercanas a nosotros, como nuestra pareja, nuestra familia o nuestros amigos.

No obstante, en nuestro país, todavía una gran parte de las personas fallece sin haber hecho Testamento, bien porque la muerte les alcanza de manera demasiado prematura, o bien porque demoran el momento en exceso. Pues bien, desde BasqueLaw Abogados consideramos fundamental realizar un documento tan importante como es el Testamento, y por ello, en este articulo trataremos de resolver las cuestiones que mas frecuentemente se le plantean a los ciudadanos en este ámbito.

¿Es caro hacer Testamento?

No. Al contrario, resulta bastante rentable hacerlo, como veremos a continuación.

Aunque en nuestro derecho existen varias modalidades, el Testamento abierto notarial (que es el mas común) suele oscilar entre los 38 y 50 euros, y solo en casos excepcionales la cantidad puede ser mayor.

Por su parte, en caso de no existir Testamento, en el mejor de los casos (declaración de herederos ante notario y sucesión sin complicaciones) supondrá un coste aproximado de entre 150 y 200 Euros. Como podemos ver, pues, hacer Testamento resulta bastante rentable.

¿Cómo puedo hacer Testamento?

Ser mayor de 14 años y no estar incapacitado son las únicas exigencias que impone nuestro derecho para hacer Testamento ante notario. Para realizarlo, bastará únicamente con aportar nuestro DNI y explicar al notario cómo deseamos repartir el patrimonio. Salvo casos excepcionales, no son necesarios testigos para hacer Testamento, pero podemos traerlos si queremos.

También podemos optar por entregarle un sobre cerrado que contenga nuestras indicaciones, si deseamos mayor privacidad. Eso si, tendremos la desventaja de que el Notario no podrá comprobar si el Testamento se ajusta a la legalidad, por lo que no es conveniente hacerlo si no conocemos las leyes.

Finalmente, el Testamento se puede revocar o modificar cuantas veces se desee, sin limites, mas allá de la comprobación de que la persona mantiene su plena capacidad de obrar (es decir, que no ha sido declarada incapaz).

¿Puedo hacer Testamento sin un Notario?

, es posible hacerlo, aunque no es aconsejable, salvo casos de necesidad, ya que posteriormente, obligaremos a nuestros herederos a protocolizarlo para que tenga validez, lo cual, como hemos dicho anteriormente, supera el gasto de un Testamento notarial.

Así, podemos realizar un Testamento Ológrafo, redactando, a mano y de nuestro puño y letra, nuestras ultimas voluntades. Igualmente, nuestra Ley de Derecho Civil Foral contempla el Testamento Hil-Buruko, que puede otorgarse de forma oral ante tres testigos idóneos, en el caso de encontrarnos en peligro de muerte.

¿Existe algún límite a la hora de testar?

Si, existe la legítima, la porción de nuestra herencia que la ley reserva, de forma obligatoria, a nuestros herederos forzosos. En concreto, nuestros descendientes tienen derecho a 1/3 de nuestra herencia, mientras que nuestro cónyuge o pareja de hecho tendrá derecho a recibir el usufructo vitalicio de la mitad de nuestra herencia.

No obstante, en algunos territorios perviven una serie de excepciones, que vemos a continuación:

  • Para los Bizkainos Infanzones existen determinados bienes (llamados troncales) de los que tampoco se puede disponer libremente.
  • Para los Gipuzkoanos, la ley limita la libre disposición del Caserío.
  • Para los Ayaleses, no existe la legítima, por lo que pueden disponer con total libertad de sus bienes.

En cualquier caso, nuestro Abogado o Notario podrá asesorarnos de las circunstancias a tener en cuenta antes de testar, adecuando así nuestra voluntad a las leyes existentes.

¿Se puede desheredar?

Nuestro Derecho Foral no contempla la desheredación, pero sí el apartamiento: podremos distribuir libremente los bienes entre los legitimarios o elegir a uno solo de ellos, apartando a los demás, e incluso preferir al de grado más remoto frente al de grado más próximo.

Por lo tanto, si queremos desheredar a uno de nuestros legitimarios, solo podremos hacerlo en beneficio de otro. Por ejemplo, podremos dar toda nuestra herencia a un nieto, saltándonos a todos los demás descendientes, incluso a los hijos.

¿Qué pasa si no hago Testamento?

Existe la creencia cultural de que, si no se hace Testamento, el Estado se queda con nuestros bienes, lo cual es falso. La Ley establece un orden de herederos forzosos, los cuales vemos a continuación:

  1. Descendientes (Hijos, nietos, bisnietos…).
  2. El cónyuge viudo o pareja de hecho superviviente.
  3. Ascendientes (Padre, madre, abuelos…).
  4. Colaterales (Hermanos, sobrinos…) hasta el cuarto grado de consanguinidad (primos carnales).
  5. Solo en defecto de todos los anteriores, la CAV.

Por lo tanto, si no hemos hecho Testamento, nuestros herederos deberán iniciar un procedimiento llamado “Declaración de Herederos” que determine quiénes (según esta lista) son los que legalmente deben recibir nuestra herencia.

¿Qué pasa si no tengo claro a quien dejar mis bienes?

Uno de los motivos que muchas personas tienen para no hacer Testamento es no saber a quien dejar sus bienes o, por el contrario, considerar que no se tienen tantos bienes como para considerarlo una prioridad. En ambos casos, los Notarios disponen de modelos simplificados, que facilitan estas cuestiones.

Un modelo bastante habitual es designar sucesores a nuestros herederos legales. Mediante esta formula, no tendremos que cambiar el Testamento si nos casamos o tenemos hijos, ya que esta formula genérica abarcará todos esos supuestos. De este modo, solo nos hará falta hacer un nuevo Testamento si queremos mejorar la herencia a un legitimario o dejar nuestra parte de libre disposición a un tercero.

Si no se tienen bienes, tampoco hay problema, ya que nuestras leyes permiten hacer herencias de una parte de nuestros bienes, sin especificar cuales, dejando el calculo para el momento en que se haga el reparto efectivo.

¿Puedo hacer un único Testamento con mi pareja?

, la Ley Foral permite que dos personas dispongan en un solo instrumento de todos o parte de sus bienes, lo cual se conoce como “Testamento Mancomunado“.

¿Puedo acordar que no se repartan nuestros bienes hasta la muerte de ambos?

Sí, también es posible. Para esto, la Ley Foral nos permite una amplia variedad de fórmulas.

En primer lugar, podemos hacer uso del Testamento por Comisario, de forma que otorgaremos a nuestro cónyuge o pareja de hecho un poder para repartir nuestra herencia, una vez hayamos muerto. De esta forma, nos aseguraremos de que nuestros bienes puedan ser disfrutados por ell@s hasta su muerte, momento en el cual, se repartirán a los hijos.

También es posible dejar a nuestro cónyuge o pareja el Usufructo Universal de todos nuestros bienes, de forma que pueda disfrutarlos por completo hasta su muerte, momento en el cual adquirirán la plena propiedad de éstos nuestros herederos.

Finalmente, si residimos en el Valle de Ayala, además de no estar sujetos a Legítima, podremos otorgar un Usufructo poderoso, que permite al beneficiario, ademas del uso y disfrute de los bienes, su disposición a favor de quien el testador designe.

¿Que pasa si ya tenía hecho testamento según las reglas del Código Civil? 

En este caso, tenemos dos opciones:

Si no hacemos nada, el testamento seguirá siendo válido, siempre que no contradiga alguna de las exigencias de la nueva Ley. La mayoría no lo harán, al ser esta menos restrictiva, pero si tienen alguna duda, será recomendable que consulten con su Abogado o Notario.

Por otro lado, siempre tendremos la opción de modificar nuestro testamento, para adaptarlo a la nueva Ley, o para aprovecharnos de cualquiera de las nuevas posibilidades que nos brinda esta.

¿Te ha gustado este articulo?

Si tienes dudas, quieres ampliar la información, o quieres realizarnos una consulta, contáctanos.